En pleno juicio internacional se distribuyeron 45 copias de El Libro del Mar en propio suelo chileno, situación que generó la molestia de las principales autoridades del Gobierno de dicho país y ahora se informa que el Ministerio de Educación (Mineduc) investiga las responsabilidades para determinar qué fue lo que pasó.

El Estado boliviano decidió iniciar un juicio internacional a Chile para exigirle un diálogo que permita solucionar el centenario enclaustramiento marítimo boliviano. Bolivia se quedó sin salida marítima al Pacífico, después que tropas militares chilenas ocuparan sus costas en 1879, debido a que el Gobierno de ese entonces decidió aplicar un impuesto.

El periódico digital La Tercera informa que el seremi de Educación de la Región de Coquimbo, Pedro Esparza, rechazó la entrega y enfatizó que “confiamos que, desarrollada una investigación sumaria que corresponde, se clarifique de manera más precisa la situación. Creo que es un hecho aislado, negativo y contraproducente”. Además, la autoridad explicó que el texto “no forma parte de las recomendaciones de lectura complementaria”.

El Libro del Mar es un texto que explica los motivos para iniciar la demanda y fue repartido en el colegio municipal Carlos Condell de la Haza de La Serena, en la IV Región de Chile. El libro recopila porqué Bolivia tiene derecho a una salida al mar y es parte de los argumentos de la demanda boliviana en la Corte Internacional de La Haya que fue presentado por el presidente Evo Morales en 2014.

El informe señala que el mencionado colegio es administrado por la Corporación Municipal Gabriel González Videla y negaron que hubieran participado en la entrega del texto. “Acá existe una intervención de carácter individual, ya que la corporación no ha distribuido, compartido ni tampoco ha recibido donaciones del libro”, indicó el secretario general Patricio Bacho, en entrevista con Radio Mistral.

Esparza apoyó lo planteado por la corporación. “No es una planificación que ellos hayan desarrollado, fue un despropósito de un funcionario. Como ministerio tampoco incentivamos el análisis o lectura de este texto, que tiende más bien a descalificar la trayectoria y los antecedentes históricos que existen desde nuestra perspectiva como país, en las relaciones bilaterales con Bolivia”, dijo.

El periódico informa que el organismo a cargo de gestionar la llegada del libro fue Casa Bolívar, organización que se declara “antiimperialista, antineoliberal y pro gobierno chavista”, y que desde hace varios años gestiona la distribución del texto en Chile. El representante de la institución, Segundo Lemus, indicó que fue el encargado de comunicaciones del liceo quien solicitó los libros.

Facebook Comments