-1.3 C
Bolivia
sábado, enero 22, 2022

Bolivia despide a uno de sus más grandes referentes artísticos: falleció el pintor y muralista Gil Imaná, a los 88 años

Noticias de Bolivia

La Paz, 28 de enero de 2021. La mañana de este jueves, a sus 88 años, Gil Imaná falleció a causa de una descompensación por la diabetes que padecía generando luto en el sector cultural nacional. El destacado artista fue ganador en 1961, 1973 y 1985 del Concurso Municipal de Artes Plásticas “Salón Pedro Domingo Murillo”. Además, en 2004 recibió el premio “Obra de una vida” junto a Inés Córdova, su esposa, y en 2008, la Alcaldía paceña le entregó la Tea de la Libertad como máximo reconocimiento a su connotada carrera de más de 70 años.

Verónica Córdova, familiar del pintor y muralista, informó que en las últimas semanas Imaná se encontraba bastante delicado de salud. El deceso se produjo a causa de una descompensación por la diabetes que padecía desde hace varios años. “Él ya estaba cansadito y quería reunirse con su esposa (Inés Córdova) en el otro lado. Ese era su deseo”, manifestó la familiar, según reporta la Secretaría Municipal de Culturas.

Los mensajes de luto no demoraron en viralizarse en las redes sociales. El Alcalde de La Paz, Luis Revilla, lamentó el fallecimiento de Imaná a través de sus redes sociales. La autoridad destacó los múltiples premios logrados por el artista y ponderó la importancia de sus trabajos. “Su obra, incalculable, ha sido declarada patrimonio en nuestra ciudad”, refirió.

De igual manera, el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti, expresó su pesar por la noticia. “Es un hombre que ha demostrado la sensibilidad humana y lo reflejó siempre en cómo amaba a su esposa. Era sentimiento y emoción. Eso, a su vez, se ha plasmado en sus obras, porque junto a ella han sido precursores del mural cerámico en el país. Simbolizan otra visión del chacha-warmi”, señaló.

La FCBCB, al igual que todos los Repositorios Nacionales y Centros Culturales de su dependencia, expresaron su sentimiento de pesar por el sentido deceso del gran artista que dejó un legado invaluable en el arte boliviano.

Una vida ligada al arte

Gil Imaná nació en Sucre, el 16 de julio de 1933. Pintor, grabador, muralista son algunos de los calificativos que lo acompañaron en su connotada carrera.

Su formación se inició a los 11 años cuando ingresó a la Escuela de Artes Zacarías Benavides de su ciudad natal, en 1942. Más tarde, fue parte del Curso Superior de Bellas Artes Rimsa, guiado por el destacado artista lituano Juan Rimsa.

Los espacios de la Universidad San Francisco Xavier de la ciudad de Sucre acogieron la primera exposición de Imaná. Era 1949 y el artista sólo tenía 16 años. Paisajes y calles pintadas bajo la técnica de la acuarela marcaron su primera muestra y perduraron en el tiempo mostrando la humildad y simpleza de sus trazos.

A principios de los años 50 formó parte del grupo Anteo, junto a Wálter Solón Romero, Lorgio Vaca y a su hermano Jorge Imaná. El colectivo de artistas y escritores nacionales adquirió un tono vanguardista cultural, destacando en su época.

Ese mismo año, los ojos de Gil Imaná cobraron un color distinto. La ceramista Inés Córdova había llegado a Sucre para presentar unas acuarelas en la Universidad San Francisco Xavier. Una mirada bastó para que el pintor decidiera compartir su vida y su amor por el arte con ella.

Sin embargo, no fue hasta 1962 que se volvieron a encontrar. En esta ocasión, ambos coincidieron en el equipo docente de la Academia Nacional de Bellas Artes “Hernando Siles”. Dos años de enamoramiento después, se casaron en la iglesia María Auxiliadora de El Prado.

Imaná fue profesor en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Los Andes en Mérida, Venezuela, entre 1958 y 1960. Regresó al país para asumir la dirección de la Escuela de Artes Zacarías Benavides y entre 1961 y 1964 fue docente de la Academia Nacional de Bellas Artes, coincidiendo con Córdova. En 1969, fue presidente de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos (ABAP) filial La Paz.

Juntos recorrieron distintos países de América, Europa y Asia logrando el reconocimiento internacional. Como hito perdura la exposición individual en el Museo L’Ermitage de Rusia de Imaná, convirtiéndose así en el primer pintor latinoamericano en lograrlo.

Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, México, Italia, México, Uruguay y Venezuela, son algunos de los países que acogieron las exposiciones del artista nacional. Entre sus obras más importantes destacan: “Historia de la telefónica” (Sucre, 1955), “Marcha al futuro” (Sucre, 1957), “Obra civil del Mariscal Andrés de Santa Cruz (La Paz, 1965), “Tierra y Vida, Técnica y Espacio y Marcha de los Universitarios” (La Paz, cerámica, 1965), “Tránsito en el tiempo” (La Paz, cerámica, 1981) y “Fiesta de la Salud” (La Paz, 1982).

Imaná dejó un legado artístico irrepetible. Entre sus murales más destacados cabe mencionar “Tránsito en el tiempo” (junto a Inés Córdova, 1981), “Historia de la telefonía”, “Marcha al futuro” y “Obra civil del Mariscal Andrés de Santa Cruz”, entre otros. Entre sus obras más sobresalientes se debe mencionar el mural en cerámica en la Facultad de Ingeniería de la UMSA (junto a Inés Cordova, 1965), y las obras que actualmente decoran la Casa Grande del Pueblo.

Su vida estuvo rodeada de distinciones, El municipio paceño destacó su labor en múltiples ocasiones: En 1961 recibió el Primer Premio en la categoría de pintura en el Concurso Municipal «Salón Pedro Domingo Murillo». El mismo reconocimiento se le fue entregado en 1973 y 1985. Recibió la Orden Nacional del Cóndor de los Andes – la máxima distinción entregada por el Gobierno Nacional- en el Grado de Caballero. En 2004, los esposos Córdova Gil recibieron el Premio Nacional de Cultura por su inestimable contribución al arte boliviano. Ese mismo año, recibieron el premio “Obra de una vida”, correspondiente al mismo certamen municipal. En la Gala Cultural de 2008, le fue entregada la Tea de la Libertad en el grado al Gran Mérito.

Su esposa falleció en La Paz el 19 de mayo de 2010. La partida de su compañera de vida y arte generó el crecimiento de un sueño por cumplir: la creación de un museo que resguarde la obra de ambos.

Foto: FCBCB

El sueño que no llegó a ver cumplido 

Gil Imaná donó su patrimonio artístico y cultural al igual que la Casa – Taller, que se encuentra en la Av. 20 de octubre esq. Aspiazu (Zona Sopocachi – La Paz), al pueblo boliviano a través de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB), con vistas a la creación de un museo en el mismo lugar en el que el artista y su pareja, Inés Córdova (+), forjaron su legado durante décadas.

La colección consta de 6.843 piezas de las cuales la mitad corresponde a la pareja y la otra mitad a colecciones de pintura contemporánea de creadores bolivianos y latinoamericanos. Entre los objetos se puede encontrar cerca de 4 mil dibujos, más de mil trabajos pictóricos, casi 400 piezas de cerámica, 136 esculturas, platería, joyería, grabado, fotografía, textiles, objetos arqueológicos, entre otros materiales.

A partir del ofrecimiento de donación en 2016, la gestión realizada por la FCBCB, que apunta a la creación de un nuevo repositorio bajo su cargo, se llevó a cabo siguiendo procedimientos conforme a Ley, como el proceso de catalogación en coordinación con el Ministerio de Culturas, la verificación e inventario notariado, procedimientos de derecho propietario, hasta la clasificación realizada con participación del propio Gil Imaná para su posterior musealización.

La firma del convenio se llevó a cabo en acto solemne, el 26 de abril de 2017, a las 10:30, en instalaciones del MNA, con la presencia de Gil Imaná y sus familiares, autoridades de la FCBCB y de sus repositorios, autoridades nacionales de cultura, artistas, gestores y medios de comunicación.

Las previsiones del convenio de donación establecen que el inmueble será restaurado por la FCBCB de acuerdo a normativa patrimonial, para su habilitación como Casa Museo Inés Córdova – Gil Imana, donde se expondrá y resguardará con carácter permanente la obra de ambos artistas y esposos, bajo la administración del Museo Nacional de Arte (MNA), dependiente de la FCBCB. En ese mismo espacio se rehabilitará el horno de cerámica de doña Inés Córdova para la prestación de servicios con beneficio para estudiantes y especialistas.

En junio de 2019, se suscribió el Contrato de Donación entre la FCBCB y Gil Imaná, a través del cual se transfiere a título gratuito el inmueble ubicado en la Avenida 20 de octubre esquina Aspiazu, a favor de la FCBCB, para el emplazamiento de un espacio que alberga la colección cultural de Inés Córdova – Gil Imaná. Asimismo, se consolidó el Derecho Propietario del inmueble citado, a través de la inscripción del Derecho Real a favor de la FCBCB, obteniendo el Folio Real con Matrícula N° 201.0.99.0237030.

Durante la gestión 2020 se tenía planificado realizar la adecuación del espacio y el proyecto museográfico de la Casa Museo Gil Imaná – Inés Córdova, trabajo que permitiría inaugurar este gran proyecto cultural. Debido a los cambios gubernamentales y la crisis cultural que vivió nuestro país y que afectaron a la Fundación Cultural BCB, los avances planificados para la gestión 2020 fueron parados.

El actual Consejo de Administración, bajo la presidencia de Luis Oporto Ordoñez, retomará las actividades pendientes durante la presente gestión.

Foto: FCBCB

Exposición temporal y homenaje

En la gestión 2019 se realizó la inventariación de los bienes culturales correspondientes a la colección Córdova – Imaná. Tomando en cuenta la complejidad del proceso, la Fundación Cultural del BCB buscó presentar una exposición preliminar del arte producido por Gil Imaná y su esposa Inés Córdova, fallecida hace unos años. Para ello, el Museo Nacional de Arte, preparó la muestra denominada “Homenaje a un amor”, que contó con aproximadamente 200 obras de ambos creadores bajo una propuesta curatorial de diálogo y complementariedad.

Esta propuesta ocupó dos pisos del histórico Palacio de los Condes de Arana, en un recorrido por la amplia obra artística del matrimonio a través de técnicas y materiales diversos, como óleo sobre lienzo, acrílico, dibujo, cerámica, collage en metal y orfebrería. Permaneció abierta del 30 de agosto de 2019 hasta el 15 de enero de 2020.

La Fundación Cultural BCB, se encontraba preparando un acto de homenaje al artista, cuya fecha estaba prevista para el 26 de abril del presente, reafirmando el compromiso de la institución con el artista y el pueblo boliviano.

Fuentes: Fundación Cultural BCB y SECRETARÍA MUNICIPAL DE CULTURAS-SMC/GAMLP 

Facebook Comments

- Advertisement -spot_img

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img

Últimas noticias