El paro médico indefinido, no tiene miras de solución, pese al pedido de la Iglesia católica que ambas partes,  Gobierno y médicos, depongan sus actitudes radicales, en una especie de ‘desarme espiritual’, para que el paro no siga afectando a la población.

Los médicos insisten en reunirse con el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales, quien afirmó  que no existirá diálogo mientras el sector mantenga el paro indefinido. Ayer los galenos cumplieron con su amenaza de radicalizar sus protestas, con la renuncia colectiva de directores y jefes de servicio e intensificar los piquetes de huelga de hambre; además, anunciaron bloqueos de carreteras en distintos puntos del país.

“No hay diálogo bajo chantajes, bajo amenazas y condicionamientos”, afirmó Morales, señalando existe disposición para llevar adelante el diálogo y alcanzar una solución al conflicto, pero una vez que médicos retornen a su trabajo. Así respondió la máxima autoridad nacional a la solicitud de audiencia que hicieron los médicos, tras el ampliado realizado el fin de semana.

Facebook Comments