Bolivia

La aventura de volar sobre un dron en el Salar de Uyuni

Alejandra Pau / La Paz

Voló sobre un dron patineta sobre  el Salar de Uyuni, una aventura  que  nunca antes se había registrado en vídeo en el mayor desierto de sal del mundo. El actor y modelo estadounidense Kai Braden, uno de los protagonistas del audiovisual,    contó a Página Siete  su experiencia en Bolivia.

“El Salar de Uyuni es el lugar más hermoso que he visto en toda mi vida, y he estado en lugares como  la  Muralla China, además   vivo en Nueva York (EEUU); pero estar ahí es   tan único y diferente, nunca antes había visto algo semejante”, detalló  Braden, a través de una comunicación telefónica desde la Gran Manzana.

El vídeo estuvo a cargo del director creativo Bob Gordon, que se especializa en dirigir comerciales y contenidos de acción y aventura desde hace más de dos décadas, y fue producido por Andy Schefter.

En este caso, el  proyecto de filmación se realizó para una compañía privada cuyo contenido   fue difundido  en Indonesia. Para su realización se contó con un equipo estadounidense y otro boliviano que trabajó durante varios meses el 2017.

El vídeo que se encuentra en las redes sociales es el  teaser, una especie de  anticipo que genera expectativa, que también fue  dirigido por Gordo y producido  Schefter.

En las imágenes se observa a Braden junto a los otros dos  protagonistas,  que también son modelos y actores,  Tal Lee y Michael Kruse. Un recorrido a bordo de  un jeep los lleva por el camino de la muerte en los Yungas y luego  los traslada al desierto de sal y su inédito paisaje.

En el clímax del vídeo, se observa a los tres levantar vuelo y recorrer sobre los drones patineta el Salar de Uyuni durante el día, el ocaso y finalmente la noche.

Para la realización del proyecto  Braden llegó a Bolivia en dos oportunidades,  en marzo y noviembre de 2017. En ambas ocasiones se quedó entre siete y diez días, y aunque en el teaser no se aprecian las imágenes también se realizaron filmaciones en La Cumbre.

Los tres protagonistas de la producción en el Salar de Uyuni.

“La mejor parte fue que Bob escogió el  mes indicado  para filmar, que fue en marzo. En esa época el agua cubría la superficie del salar y todo lo que veías en el cielo se reflejaba en el suelo,  nunca había visto algo así”, precisó.

Además de ser actor, Braden es   atleta profesional, pero eso no lo libró del mal de altura, que  lo afectó por algunas horas después de aterrizar en el aeropuerto de la ciudad El Alto. Ahora asegura que conocer el salar hizo que todo valiera la pena.

 Y es que  no solo se trató de conocer este único lugar, había que  volar sobre su superficie en  un dron patineta, algo que al principio le  resultó un poco atemorizante, pero  nuevo, excitante  y divertido al mismo tiempo.

Los drones fueron construidos específicamente para la filmación en el exterior  y  ensamblados en el salar. El actor  destacó que su vuelo en estos vehículos aéreos  no fue cuestión de efectos especiales o posproducción y  que todo lo que se observa fue realizado en la locación. Hacerlo demandó varios  días de práctica y algunas caídas hasta que se sintieron cómodos.

El modelo que ha trabajado anteriormente con Gordon, considera que uno de los  objetivos del director  es hallar lugares del planeta que no necesariamente son tan conocidos o populares  y mostrarlos de una forma completamente diferente y emocionante.

Ese abordaje es perfecto para las aptitudes de Braden que ha surfeado en el aire (skyboardind) desde  cimas de cañones en Estados Unidos y también ha  surfeado en el lodo impulsado por toros en la selva de Indonesia, ambas experiencias para proyectos audiovisuales de aventura  dirigidos   por Bob Gordon.

Andy Schefter, Kai Braden y Bob Gordon (de izq. a der.).

El camino de la muerte

Si hay uno de los caminos que más respeto inspira en los conductores foráneos, y hasta locales,  es el camino de la muerte.  Fue justamente Braden el encargado de la conducción del automóvil durante la filmación de este proyecto.

“Honestamente creo que no es tan atemorizante si conduces cerca de la montaña, pero si vas cerca del borde (del precipicio) claro que da miedo. Como se trataba de una filmación de acción y aventura tuvimos que acercarnos lo más posible al borde”, comentó.

En ese momento  tuvo una batalla en su cabeza. Por un lado, quería que las imágenes se vieran  emocionantes  y lograr las tomas perfectas. Por otro lado, se decía, “ok, tal vez no es necesario perder la vida por esto. El equipo fue muy claro en que se llamaba el ‘camino de la muerte’ por una buena razón”, rememoró riendo.

Braden confiesa que no sabía mucho sobre Bolivia antes de su llegada, pero asumió que era similar a Argentina por ser un país vecino. Su breve  estadía le sirvió para darse cuenta de que no era así,  observó  las particularidades de la cultura andina, sus inmensas áreas verdes de los Yungas, el  imponente blanco del salar y una ciudad plagada de edificios como La Paz, que se puede conocer  desde el aire gracias al teleférico.

“Las razones por las que acepto este tipo de trabajos, además de viajar por el mundo, es que me encanta intentar cosas nuevas. Vivo por estas aventuras, amo  esa descarga  de adrenalina de hacer cosas que muchas personas  no tienen la oportunidad de hacer (…). Para mí fue una bendición conocer el Salar de Uyuni”, concluyó Braden.

Sobre el  equipo 

  • Kai Braden   El actor  Kai Braden  tiene cuentas   en Facebook e Instagram:  @kaibraden. También tiene  una página web: kaibraden.com
  • El equipo   El director creativo y los actores de la filmación tienen cuentas en las redes sociales  a través de las cuales se puede conocer más sobre su trabajo: Bob Gordon (@bobgordonfilms),  Tal Lee (@iamtallee) y Michael Kruse (@michaelblakekruse).

Facebook Comments

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
RC Bolivia
Noticias de #Bolivia y el mundo las 24 horas. Información #deúltimo momento, opinión, análisis e informes especiales.

You may also like

More in:Bolivia