Este lunes, la Fiscalía Anticorrupción de Cochabamba emitió una orden de aprehensión en contra del alcalde de Cochabamba, José María Leyes, quien debía declarar por el caso de dotación de comida para efectivos policiales y militares.

El burgomaestre no se hizo presente en el juzgado porque más temprano se anunció que se encuentra aislado en su domicilio por sospecha de COVID-19 ya que mantuvo contacto con dos personas que dieron positivo al coronavirus.

La autoridad y otros tres funcionarios de la Alcaldía fueron denunciados el pasado 27 de abril a pedido del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, por presuntas irregularidades en la contratación de una empresa de alimentos para el servicio de comida para los efectivos que se encargan de realizar los controles durante la emergencia sanitaria.

Una de las observaciones ante la denuncia fue que la empresa contratada no presentó el Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE); también se dio una serie de denuncias sobre la calidad de los alimentos.

Leyes fue insistentemente atacado política y judicialmente por el gobierno anterior, siendo uno de los casos por el que fue separado del cargo el denominado «Mochilas», aunque la Alcaldía no llegó a hacer ningún pago al respecto. El MAS lo acusó entonces de haber negociado un precio muy elevado para esos productos.

Ahora fue Murillo el que lo denunció públicamente y pidió que los fiscales lo acusaran. A las pocas horas de ello, se presentaron cargos contra él.

El alcalde fue sometido este lunes a la prueba de COVID-19 y se conocerá el resultado de la misma en las próximas 48 horas. Éste presenta algunos síntomas leves, pero tiene la salud estable, según señala un comunicado.

 

BRÚJULA DIGITAL

Facebook Comments