20.1 C
Los Angeles
4 diciembre, 2020
Cultura

Visiones desde la organización y gestión del proyecto cultural Altavoz

El Proyecto Altavoz – Alza la voz por la igualdad de género a través de las culturas y las artes es una iniciativa del Clúster EUNIC (Institutos Nacionales de Cultura de la Unión Europea) en Bolivia y su fin es promocionar y reflexionar sobre la igualdad de género como derecho humano, así como sobre el respeto a las diversidades sexuales, desde el arte y la cultura. Los representantes del Clúster EUNIC (integrado por la Alianza Francesa de La Paz –en asociación con  el Servicio de Cooperación y Acción Cultural de la Embajada de Francia en Bolivia–, el Centro Cultural de España en La Paz y el Goethe-Institut) comparten sus visiones sobre el proyecto.

Sabine Hentzsch, directora del Goethe-Institut La Paz: “El Encuentro Nacional fue un espacio de intercambio para que artistas y activistas puedan ver que no están solos en sus acciones y puedan ayudarse mutuamente en el futuro”

¿Cómo evalúa el proceso de trabajo con los proyectos del Laboratorio Altavoz, provenientes de las ciudades capitales de los nueve departamentos de Bolivia?

En estos tiempos difíciles estamos trabajando a larga distancia, usando todos los medios de comunicación digital posibles. Cada grupo en cada ciudad contaba con asesores para acompañar el trabajo con consulta y apoyo profesional. Los nueve proyectos son el resultado del Encuentro Nacional Altavoz realizado en febrero de 2020, los cuáles fueron elaborados en primera instancia con guía de les asesores. Los miembros del Clúster EUNIC comentaron los proyectos en el marco del presupuesto que tenemos gracias al apoyo de la Delegación de la Unión Europea en Bolivia.

¿Por qué resulta importante fomentar el empoderamiento del sector artístico cultural como agente de sensibilización y promoción de la igualdad de género y los derechos de las diversidades sexuales?

Durante el Encuentro Nacional Altavoz en febrero de 2020 fue obvio que muches artistas y activistas no conocían a sus colegas de otras ciudades. El intercambio entonces fue muy importante para que elles puedan ver que no están solos en sus acciones y para que puedan ayudarse mutuamente en el futuro. También es necesario el aprender más sobre la forma correcta de presentar sus ideas y proyectos para recibir fondos de apoyo.

Desde el clúster EUNIC, ¿se plantea una continuidad en el apoyo a proyectos artísticos y culturales para la reflexión y la promoción de la igualdad de género y el respeto a las diversidades sexuales?

En este momento es difícil definir cómo vamos a continuar nuestro apoyo y cooperación con los grupos en un futuro. Primero vamos a ver cómo funcionará este proceso. La evaluación al final de cada uno de los proyectos será decisiva de alguna manera. En este momento es demasiado prematuro poder prometer algo; y depende también si los grupos quieren continuar trabajando con nosotres. Lo que es ya claro es que el Clúster EUNIC sigue y seguirá trabajando en el campo cultural, y se puede enfocar también a otras áreas del arte y la cultura.

Sabine Hentzsch, directora del Goethe-Institut La Paz.
Fuente de la fotografía: Proyecto Altavoz.

Patrick Riba, Consejero de cooperación y acción cultural de la Embajada de Francia en Bolivia: “Estamos impulsando una nueva sociedad incluyente y respetuosa”

Acerca del proceso de trabajo en el Encuentro Nacional realizado en febrero de 2020, ¿puede comentar algunos aspectos sobresalientes del trabajo realizado con los actores culturales y algunos resultados positivos de la metodología utilizada en el Encuentro?

El 13 y el 14 de febrero de 2020, los miembros del clúster EUNIC en Bolivia, liderados por el Goethe-Institut, hemos organizado el Encuentro Nacional del Proyecto Altavoz – Alza la voz por la igualdad de género a través de la cultura y las artes, en el marco de un proyecto epónimo financiado por la Unión europea con participación de 50 actores nacionales de la cultura y de movimientos de defensa de las diversidades sexuales y de la igualdad de género provenientes de las 9 regiones del país. Participaron también 3 expertos internacionales reconocidos, Lillith Border de Colombia, Myrian Ponce de Argentina y André-Anne Coté de Canadá, y nuestros nueve coordinadores, expertos nacionales que han sido de gran aporte para llevar a cabo el Encuentro.

Este encuentro se realizaba luego de una primera fase de diagnóstico y mapeo nacional de los principales actores del sector que completaba anteriores estudios realizados por diferentes movimientos militantes y que nos permitió identificar propuestas y dinámicas interesantes a lo largo del país. Teníamos básicamente dos objetivos: crear un espacio de reflexión entre los actores culturales y militantes implicados, como también detectar nuevas formas de hacer cultura.

En un ambiente muy cordial, se han alzado voces increíblemente poderosas. También remarcaron la importancia sobre este movimiento para la sociedad boliviana, sobre las dificultades, los miedos, los talentos y el potencial de las personas presentes, sobre la dimensión internacional estructurante de las acciones que se proponen y sobre la imperiosa necesidad de unir esfuerzos para mejorar una situación que no deja aún, a pesar de indudables progresos, de ser preocupante. Finalmente, el encuentro ha abierto nuevos horizontes de colaboración con la decisión de los grupos de fomentar nueve acciones, una en cada región, para alzar la voz.

Para el Clúster EUNIC, ¿por qué resultó importante dar continuidad al proyecto Altavoz durante los últimos meses, luego del Encuentro Nacional realizado en febrero?

Son nueve proyectos magníficos los que han surgido del Encuentro Nacional, uno por ciudad capital de departamento. Movilizarán artistas, activistas y personalidades de la sociedad civil para hacer visible la necesidad de un vivir en conjunto respetuoso de todas las diversidades. Obviamente, la crisis sanitaria ha tenido un impacto no deseado, y totalmente imprevisto, sobre el proyecto, pero nos ha sorprendido ver cómo los grupos de cada región han tenido la voluntad de seguir adelante a pesar de todo. Fue increíble hace unas semanas descubrir que todos los proyectos imaginados en febrero habían avanzado para alcanzar un excelente nivel. No tengo palabras para felicitar a todes les actores por el trabajo realizado, gracias a elles, el proyecto sigue en pie. Era fundamental. No sólo para el proyecto en sí, sino también porque todes sabemos que las situaciones de confinamiento han exacerbado la vulnerabilidad de muchas personas, la violencia de género y las discriminaciones.

¿Cuáles pueden ser los aportes de los proyectos del Laboratorio Altavoz a la reflexión y la promoción de la igualdad y la equidad de género, y el respeto a las diversidades sexuales en Bolivia?

Aún no quiero sacar conclusiones. Tenemos que esperar la tercera y última fase del proyecto, es decir la concretización de los proyectos en cada región, para analizar el impacto que habrán tenido en sus respectivos contextos, los diálogos que habrán suscitado, la dinámica que habrán creado. El Encuentro Nacional ha fomentado un intercambio y un diálogo inesperado entre actores, y ahora los proyectos deben motivar nuevas estrategias, abrir nuevas puertas y sensibilizar a una mayor cantidad de gente.

A nivel de la cooperación internacional, el proyecto es también novedoso y la Unión Europea que lo financia lo ha entendido perfectamente. Generalmente, las agencias internacionales de cooperación intervienen en este campo con un enfoque más técnico, con apoyos jurídicos o con capacitaciones sociales. Raras veces lo hacen a través de la cultura. Gracias a este proyecto, demostrando el importante papel que las instituciones culturales, el Goethe-Institut, el Centro Cultural de España en La Paz o las Alianzas Francesas pueden jugar para dialogar con la sociedad civil y hacer progresar temáticas tan importantes a través de la cultura.

Es importante destacar que con este proyecto no solo estamos impulsando movimientos activistas. En realidad, estamos impulsando una nueva sociedad incluyente y respetuosa. Esto no tiene precio y no dudo que el ejemplo boliviano va a inspirar a muchos en el mundo, empezando por mi país, Francia, donde, desafortunadamente, necesitamos también más que nunca “alzar la voz para la equidad de género y el respeto a las diversidades sexuales”.

Patrick Riba, Consejero de cooperación y acción cultural de la Embajada de
Francia en Bolivia. Fuente de la fotografía: periódico La Razón, La Paz, Bolivia.

Centro Cultural de España en La Paz: “El arte y la cultura cuentan con la capacidad de construir nuevos imaginarios y posibilidades, visibilizarlos y fomentar su representatividad a través de muy diferentes formatos, fomentando así la capacidad crítica, la referencialidad y la apropiación de los mismos”

A partir de los datos recogidos en la primera fase del proyecto Altavoz, el censo nacional, ¿cuáles son algunas de las características del escenario de las artes y la cultura en Bolivia en cuanto a proyectos e iniciativas vinculadas a la igualdad de género y el respeto a las diversidades sexuales?

Tal como arrojan los datos recogidos a través de la consultoría inicial existen importantes avances en materia de igualdad de género y promoción de las diversidades sexuales en Bolivia pero, si queremos promover avances en la consecución de derechos, es necesario fomentar y articular diferentes apoyos, desde los diversos sectores, para que el trabajo de les muy diferentes actores de la sociedad civil siga dando sus frutos y exista una mayor apropiación por parte de todes les ciudadanes en estas materias. Por otro lado, la articulación y el encuentro de les agentes culturales es clave, consiguiendo una integración de todos los territorios, motivo por el que el proyecto ha tenido desde un inicio entre sus objetivos la posibilidad de trabajar con los nueve departamentos.

Para el clúster EUNIC a través del proyecto Altavoz, ¿cuál es la importancia de promover y reflexionar desde el arte y la cultura sobre la igualdad de género como derecho humano y sobre el respeto a las diversidades sexuales en Bolivia?

Desde un inicio el Clúster EUNIC configuró la igualdad de género y la defensa de las diversidades sexuales como su gran eje de trabajo dado que, a pesar de los avances que se han ido logrando a lo largo de los años, continúa siendo fundamental sumar compromisos en este sentido en el contexto internacional, tal como queda recogido en la Agenda 2030, y desde muy diferentes sectores. En nuestro caso, consideramos que el arte y la cultura, al igual que muchos otros instrumentos, son igualmente válidos de cara a articular debates y muy diferentes propuestas que resulten generadoras de reflexiones y cuestionamientos a la altura de los avances de los que nos gustaría formar parte a través del acompañamiento de los proyectos resultantes en el marco de Altavoz.

No hay que olvidar que el arte y la cultura cuentan con la capacidad de construir nuevos imaginarios y posibilidades, visibilizarlos y fomentar su representatividad a través de muy diferentes formatos, fomentando así la capacidad crítica, la referencialidad y la apropiación de los mismos, lo que a menudo ayuda a conseguir un mayor alcance, motivo por lo que nos parecen instrumentos más que adecuados para la consecución de nuestros objetivos.

¿Cuáles son los desafíos en el contexto regional actual para lograr mayor incidencia, desde las artes y la cultura, en los derechos y el respeto a las diversidades sexuales y los derechos y la igualdad de género?

Los desafíos son amplios y muy diversos en función a los muy diferentes contextos que integran la región por lo que no me atrevería a desgranarlos en detalle pero sí es cierto que hay grandes objetivos aún por cumplir y que nos afectan a todes les ciudadanes en mayor o menor grado y en variadas formas, muy especialmente en la actual crisis de emergencia sanitaria internacional que, al igual que en cualquier crisis, pone de relevancia con total claridad las diferencias en materia de derechos que afrontamos, como pueda ser desde una perspectiva de género. Es por ello que, tal como ya comentaba anteriormente, se hace necesario articular mayores apoyos y espacios para el tratamiento de estas cuestiones, pero no solo a través de los marcos conceptuales de los proyectos a desarrollar y las temáticas de los mismos sino también desde los propios equipos de trabajo, desde una mayor inclusividad y participación en materia de igualdad de género y diversidades sexuales. Es decir, afrontar estas cuestiones desde un punto de vista más estructural que posibilite su transversalización a todos los ámbitos de trabajo, por supuesto sin olvidarnos por ello del componente étnico o racial que, unido al componente de género, supone un doble ámbito de estigmatización, podría ser uno de los grandes desafíos de cara a lograr una mayor incidencia en materia de derechos.

Facebook Comments

Related posts

Cooltiva celebra dos años en el espacio municipal donde nació

Bolivia Noticias

¿Fiestas julias o julianas?

RC Cultura

Bolivia Lab “Conectando Identidades” inauguró la XII versión de manera virtual y lanzó diversas actividades en el ámbito cinematográfico

RC Cultura

Siarb y Espacio Patiño abren ciclo de conferencias sobre el arte rupestre en Bolivia

RC Cultura

AC/DC vuelve después de seis años y presenta su anticipado álbum “Power Up”

RC Cultura

We Are the Lions es lo nuevo de Gondwana junto a emblema del reggae jamaiquino

RC Cultura