Falta de atención médica en el norte paceño provoca discapacidad

0
58

La falta de controles médicos a mujeres durante el embarazo y a recién nacidos son las principales causas de discapacidad intelectual en habitantes de San Buenaventura e Ixiamas. En dos días, el Comité Departamental de la Persona con Discapacidad (Codepedis) de La Paz registró a 37 personas con limitaciones intelectuales, físicas y auditivas que habitan en estos municipios.

Desde hace 27 años, Francisco Yayari padece discapacidad múltiple que fue provocada por una poliomielitis que destruyó las células nerviosas de su médula espinal. Ahora, la única manera de movilizarse es sobre una carretilla que es empujada por su madre.

“Él nació normal, pero a sus cuatro meses le dio una fiebre que no se le quitaba en varios días. Cuando lo trasladé desde Tumupasa el doctor sólo me dijo que tenga paciencia para atender a mi hijo porque su cerebro se había quemado y no se podía hacer nada”, recuerda Clementina Serato, madre de Francisco.

Para la secretaria departamental de Desarrollo Social y Comunitario de la Gobernación de La Paz, Beatriz Zegarrundo, estos casos son muy llamativos debido a que las mujeres gestantes deberían ser atendidas por el Seguro Universal Materno Infantil (SUMI), pero muchas de ellas no acuden a los controles médicos.

“Sabemos que una atención médica adecuada en el embarazo y en los primeros años del bebé podría detectar y evitar estos problemas que en muchos casos se empiezan a originar por la desnutrición. Más allá de eso, muchas de estas mujeres prefieren no hacer los controles o dar a luz en sus domicilios, entonces, habrá que ver si la atención que se presta con este seguro es la correcta”, dijo la autoridad departamental.

El alcalde de San Buenaventura, Javier Delgado, explicó que la distancia a la que se encuentran las comunidades y la falta de especialistas médicos son las principales dificultades para que los pobladores accedan a los servicios de salud. Hasta la fecha, 70 personas con discapacidad fueron carnetizadas en este municipio, la mayoría con deficiencia intelectual, seguidas por las afectadas por problemas motores y auditivos.

“Cuando llueve se hace prácticamente imposible ingresar a algunas comunidades o hacer que ellos puedan salir para recibir la atención médica. Por ejemplo, a la comunidad Villa Fátima se llega en seis horas por carretera o en cuatro horas navegando”, explicó el alcalde.

El panorama no es distinto en el municipio de Ixiamas, donde el Codepedis entregó los carnets de discapacidad a 17 personas registradas en los últimos días. De acuerdo con el alcalde Jorge Haensel, con ese número, la cantidad de personas con discapacidad en ese municipio se incrementa a 57.

“Cabe mencionar que esas son las personas sólo del radio urbano y las comunidades aledañas, es decir, de los distritos 1 y 2, de los cinco distritos que tiene Ixiamas. Es una extensión territorial extensa, pero pensamos hacer el registro completo para el 2019”, dijo el burgomaestre.

Carnetización

El Comité Departamental de la Persona con Discapacidad (Codepdis) de La Paz llegó hasta los municipios de San Buenaventura e Iximas, ambos en la provincia Abel Iturralde, para entregar los documentos con los que este sector de la población podrá hacer prevalecer sus derechos, además de la atención adecuada en salud, a la educación, inserción laboral y el bono mensual de 250 bolivianos.

“Es un trabajo permanente que hacemos para llegar hasta los mismos municipios donde viven estas personas, en algunos casos, cuando la situación es más crítica hacemos el proceso de carnetización en sus mismos domicilios para que ellos cuenten con el documento”, explicó la directora del Codepedis, Janneth Casanova.

La comisión llegó hasta en norte paceño para entregar 20 carnets en San Buenaventura y 17 en Ixiamas, sin embargo, la falta de personal médico en estos lugares también es una dificultad para evaluar a todas las personas que la necesitan.

“Definitivamente podemos afirmar que existen más personas que aún no han sido carnetizadas y otras que ni siquiera fueron evaluadas porque no tenemos a los especialistas médicos que se necesitan, eso nos pasa con las personas con limitación visual o auditiva a las que lo único que les queda es ir hasta la ciudad de La Paz, pero por sus condiciones económicas no pueden”, lamentó la responsable de la NNA de San Buenaventura, Carolina Soliz.

Facebook Comentarios