Bolivia cae en ranking sobre libertad de prensa de RSF

0

El estudio de la organización con sede en Francia alerta que la situación es crítica en América Latina y que crece el odio hacia los periodistas en los países occidentales.

Bolivia cayó cuatro lugares en el ranking sobre libertad de prensa de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) y se ubicó en el puesto 110, entre 180 países estudiados, y fue clasificada entre las naciones con “problemas notorios” para el ejercicio del periodismo en democracia. Pese a la solicitud de este medio, el Gobierno boliviano aún no respondió a los cuestionamientos de RSF.

El estudio alerta por el creciente odio contra los periodistas en los países occidentales y la situación crítica de la prensa en América Latina.
“Bolivia se ubica en el puesto 110 y cae cuatro puestos respecto de 2017. La prensa sobrevive con gran precariedad. El Gobierno de Evo Morales hace acallar a medios de comunicación críticos”,  señala el informe de la entidad con sede en París (Francia).

El documento cita los casos de Wilson García Mérida, que fue acusado de sedición, y el de Yadira Peláez Imanereico, que enfrenta proceso penal por “violencia política”. El informe de RSF sobre Bolivia se suma al que recientemente dio a conocer la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en el que alerta por la asfixia política y financiera que ejerce el Gobierno en momentos en que Evo Morales impulsa su reelección en 2019.

Grave situación en la región
Cuba, Venezuela y México son los países que más atentan contra la libertad de prensa en Latinoamérica, región donde el ejercicio del periodismo es “extremadamente preocupante”, denunció RSF desde Río de Janeiro.

La organización detalló los resultados para América Latina del Ranking Mundial de la Libertad de Prensa 2018.

El director regional para América Latina de RSF, Emmanuel Colombie, dijo que, aunque se verificó una ligera mejoría en cuanto a la libertad de prensa, “el cuadro regional sigue extremadamente preocupante”.

Para Colombie, aunque no entraron en el estudio de este año, fueron “muy graves” el asesinato de tres periodistas ecuatorianos y el de otro en El Salvador.

Costa Rica fue el país latinoamericano que ocupó la mejor posición del ranking mundial (10) y en el extremo opuesto se ubicó Cuba, que este año alcanzó el puesto 172 ya que, pese al surgimiento de algunos nuevos medios de comunicación, en su mayoría blogs, la actividad informativa continúa “siendo propiedad exclusiva del Estado”.

El segundo peor país de la región en el ranking de la libertad de prensa fue México, que se ubicó en el puesto 147 y que, según RSF, “es el país de América Latina donde es más peligroso el ejercicio del periodismo”. Al menos 11 periodistas fueron asesinados en México en 2017.

A México le sigue Venezuela, que tuvo la caída más acentuada de Latinoamérica al ubicarse en el puesto 143.
Brasil, el mayor país de Latinoamérica, subió apenas un puesto y se ubicó en el lugar 102 del ranking de RSF, en parte, porque disminuyó el número de agresiones a periodistas durante 2017.

El panorama de Brasil tiende a oscurecerse, puesto que para el director regional de RSF las elecciones presidenciales de octubre ya evidencian un “incremento en las presiones y amenazas”.

Según Colombie, este comportamiento “sucede en Brasil, pero también se viene presentando en los otros países de la región donde se van a celebrar elecciones”.

Entre tales países citó a Colombia, que se mantiene prácticamente estable en el ranking (130), pero “permanece entre los países más peligrosos del continente para los periodistas”.

El ranking de RSF señaló que Ecuador fue el país que más progresó en la región al subir 12 posiciones y llegar al puesto 92, progreso que, en parte, se explica por la llegada del nuevo mandatario, Lenín Moreno, que redujo las tensiones que tuvo Rafael Correa con los medios de comunicación privados. Paradójicamente, este resultado contrasta con el secuestro y asesinato de un equipo de periodistas ecuatorianos del diario El Comercio, hecho que fue condenado por RSF.

Crecen el odio y los ataques contra los periodistas en los países occidentales
Existe un clima de odio hacia los periodistas cada vez más marcado en el mundo, alerta Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su informe anual publicado ayer, en el que varios países latinoamericanos siguen figurando entre los más peligrosos del mundo para ejercer el oficio.

“La hostilidad frente a los medios de comunicación, alentada por ciertos dirigentes políticos, y el deseo de los regímenes autoritarios de exportar su visión del periodismo, amenazan las democracias”, señaló la ONG en su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018.

Además de los países “autoritarios como Turquía o Egipto, que han caído en la ‘mediafobia’, al punto de acusar de ‘terroristas’ a numerosos periodistas y de encarcelar de forma arbitraria a los que no les son leales, cada vez más jefes de Estado electos democráticamente (…) ven a la prensa como un adversario”, destaca el organización, con sede en París.

/El Deber/