Para el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, la conciencia de la población y autoridades en Oruro para cumplir la cuarentena hace la diferencia respecto a Santa Cruz, donde se multiplicaron los casos de COVID-19.

En la capital orureña se llegó al noveno día sin nuevos registros, con solo ocho y con la posibilidad de restar uno, ya que la primera paciente fue dada de alta y se prevé ratificar ese estado.

Arias destacó la actitud de la población orureña por cumplir la cuarentena local; también de las autoridades por asumir medidas preventivas adecuadas.

«En Oruro dijeron: ‘perderé hoy día unos pesos pero ganaré la vida de mis hijos, ganaré la vida de mi familia’, y eso es lo que ha movido a un pueblo que vive del comercio a sacrificarse, y ese es el esfuerzo, lo estamos viendo en el resto del país, el norte es Oruro, ha llegado a contener el virus», afirmó la autoridad en entrevista con Unitel.

Oruro y Santa Cruz fueron los departamentos que tuvieron los primeros casos de COVID-19 confirmados en el país, a uno por región; hasta hoy el primero sumó ocho y el segundo 44.

El Gobierno reclamó en reiteradas oportunidades que en Santa Cruz varias personas no acatan el aislamiento general. Las autoridades de la Gobernación cruceña también advirtieron sobre una «tormenta» que se avecina por el centenar y hasta millar de casos que se registrarán por la desobediencia ciudadana.

Desde el primer caso confirmado el 11 de marzo, en Oruro se dispuso la cuarentena y restricciones como la de las labores educativas.

La administración municipal instaló tanques para el lavado de manos en mercados, desinfecta los espacios públicos y construye un centro de aislamiento, entre otras medidas.

El Gobierno dispuso ítems para el departamento altiplánico, además de dos centros de salud prefabricados y un laboratorio para identificar nuevos casos.

Facebook Comments