“Los 33” con problemas psicológicos, uno de ellos fue internado

0

El chileno José Ojeda pasó a la historia por haber escrito hace 17 años el famoso mensaje “Estamos bien en el refugio los 33”. El viernes se informó que fue internado para seguir un tratamiento psiquiátrico debido a las secuelas que le dejó vivir 70 días a unos 700 metros bajo tierra, recordemos que hace unos dos años atrás también se conoció que el boliviano Carlos Mamani tenía algunos problemas psicológicos.

Omar Reygadas dijo a Efe que su compañero Ojeda fue internado en una clínica de Santiago para tratar problemas psicológicos que le afectan desde 2010, “cuando no me hacen efecto las pastillas, comienzo con las mismas pesadillas: estoy en la mina y de ahí no puedo escapar”.

No es la primera vez que Ojeda debe realizar un tratamiento psicológico para tratar los trastornos que le provocaron los días de encierro en la mina. Hace cinco años dijo que es recurrente los problemas cada agosto debido a que activan su sensibilidad: “En estas fechas se me vienen todos los recuerdos de la mina. Los tengo grabados a fuego. Estuve durmiendo 20 minutos diarios, a veces cuatro horas. Ahora con las pastillas duermo desde las 22:30 hasta la 7 del otro día”.

Carlos Mamani fue el único extranjero entre los 33 que quedaron atrapados el 5 de agosto de 2010 y fue el cuarto en ser rescatado. Fue un operador de maquinaria pesada y pese a recibir varias ofertas de trabajo en Bolivia, recientemente dijo que no se concretó ninguna de ellas, “regresé a Bolivia sólo a visitar a mi familia. Me habían ofrecido trabajo allá, en varias empresas, pero al final nunca se concretó”, le dijo a La Tercera. Tuvo una denuncia por violencia intrafamiliar en 2011 y debe lidiar con varios problemas sicológicos tras el derrumbe, como la ansiedad, “después de estar un tiempo sin trabajo volví al rubro y estuve en otra mina subterránea. Hace unos seis meses me dio una crisis de pánico, mientras trabajaba, y ahora estoy con licencia médica”.

Según Reygadas, que habla a menudo con Ojeda por teléfono, su compañero no se ha recuperado del impacto psicológico del prolongado encierro en la mina, a lo que se añaden otros asuntos personales. Aseguró que varios de los 33 mineros de Atacama se someten aún a controles psicológicos de forma periódica para evaluar su estado.

Otro de los mineros, Carlos Barrios, dijo al Diario de Atacama que Ojeda permanecerá internado unos seis meses y recalcó que “ha tenido bajones graves producto del encierro”.

La semana pasada se supo también que Mario Gómez, el mayor de los 33, sufre una avanzada silicosis que lo obligará a utilizar de forma permanente una máquina de oxígeno para poder respirar.

Con información de EFE e Infobae.