Deporte

Joel Fernández, la historia de un hijo de boliviana que milita en Boca Juniors

Por: Nataly Carrión Cárdenas/Diez/ElDeber

El reloj de Bolivia marca las 14:00, mientras que el de Argentina, las 15:00. Joel David Ezequiel Fernández nos atiende el teléfono después de tres intentos –se disculpó-, pues en ese momento en Buenos Aires empezó a llover y buscó dónde resguardarse. El anhelo más grande de este joven jugador argentino de Boca Juniors (de 19 años) es vestir la camiseta de la selección boliviana. ¿Por qué? Porque es el país de su madre (nació en La Paz). A finales de 2016 estuvo cerca de la Verde, pero necesitaba la firma de su padre, quien no pudo sellarle el documento porque estaba en situación de calle.

Fernández, que nació en Argentina el 13 de enero de 1999, tuvo una infancia difícil por el comportamiento de su progenitor, un argentino que fue a parar a la cárcel por robo agravado y luego de salir, hace dos años, acabó siendo un indigente. Ese panorama derivó en la separación de sus padres. “Fue muy difícil crecer sin una figura paterna, lo sufrí demasiado. Una vez (mi padre) intentó suicidarse, pero poco a poco lo fuimos superando”, recordó sin ocultar el dolor el joven futbolista.

Desde muy pequeño, tuvo que asumir el rol de ‘jefe de familia’ para su hermana, Leila Milagros Anahí (18 años), y se convirtió en la mano derecha de su madre, Sara Viviana Gil Medina, a la que considera una ‘heroína’. “A ella se lo debo todo”, dijo el jugador sobre la mujer que lo trajo al mundo. “Fue el padre que mi hija nunca tuvo”, contó Sara, después de su jornada laboral en uno de sus dos trabajos: en una repartición del Ministerio de Educación y en una escuela, como administradora.

A pesar de que su progenitor no fue un buen ejemplo, Joel admite que le dejó una enseñanza, que la sigue al pie de la letra. “Me demostró que esa vida (la delincuencia) no la tengo que elegir, sino que debo luchar por mi sueño, que es jugar al fútbol”, expresó. Hace más de dos años que Fernández no ha visto a su padre.

Así y todos los inconvenientes de una familia de muy escasos recursos, la vida de ‘Pitbull’, como conocen a Fernández, siempre estuvo ligada al fútbol. Sus primeros pasos los dio en el club Lomas de Lugano, de la Villa 20, a los cinco años. Su tío, el hermano mellizo de su papá, lo llevaba a entrenar, aunque la madre tenía miedo de que el pequeño practique algún deporte porque sufría de asma.

“Me llevó al Baby (sub-5) y dejé de tener problemas por el asma”, recuerda Joel, mientras revive parte de esa etapa con una fotografía de cuando tenía siete años –nos la envía por WhatsApp. Desde ese entonces comenzó su pasión por el deporte más popular del mundo y considerado una ‘religión’ en Argentina, uno de los países más futboleros del planeta.
Desde sus 10 años, tuvo que trasladarse solo para entrenarse, pues no tenía quién lo lleve de la mano. Su madre trabajaba y su hermana es menor que él. Todos los días debía tomar el metro durante 15 minutos y después tenía que caminar algunas cuadras. También iba solo a la escuela, que por cierto ya la terminó y por eso logró subir un nuevo escalón.

Todo valió la pena porque hace una década que viste la camiseta de las inferiores de Boca, donde juega como lateral derecho, aunque para Claudio Vivas, coordinador de las menores del xeneize, “puede jugar en otros puestos porque es polifuncional”.

El sueño de Fernández es representar al país de su madre. En 2016, Guillermo Hoyos, que era el seleccionador de Bolivia, lo convocó, pero no pudo hacer sus papeles debido a que faltó la firma de su padre, que por su condición de indigente no pudo cumplirle el deseo.

Sin embargo, ahora ya cuenta con la mayoría de edad (a partir de los 18) y confía en que pronto tendrá una chance en la Verde, pues se considera un boliviano más, ya que todas las costumbres de la familia materna siempre han estado presentes con sus abuelos y parientes, con los que comparte a menudo.

Texto y fuente extraído de la página Diez.bo

Facebook Comments

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Erwin Quispe
Periodista, aeronáutico.

You may also like

More in:Deporte