En una casa comunal de Alto Següencoma en la urbe de La Paz están aislados 31 ciudadanos que fueron repatriados desde Chile. El grupo permanecerá 14 días bajo evaluación médica para detectar posibles casos de COViD-19.

Los connacionales llegaron del distrito fronterizo de Pisiga en Oruro, donde retornaron del país vecino en total 360, entre el sábado y hoy martes.

«31 ciudadanos paceños han sido repatriados en las últimas horas desde Pisiga y albergados en lugares seguros para su evaluación por los próximos 14 días. Ellos deben permanecer aislados y bajo estricto control médico», escribió en su cuenta de Twitter el Alcalde de La Paz, Luis Revilla.

El espacio habilitado por la Alcaldía de La Paz permitirá cumplir con el aislamiento preventivo. Reciben evaluación médica para detectar síntomas de resfrío, todo responde a un protocolo de la Organización Mundial de la Salud, refiere un comunicado institucional.

Los ciudadanos repatriados que llegaron a Pisiga fueron enviados en sus regiones, ya que el municipio de Sabaya no cuenta con infraestructura para cumplir con el protocolo de aislamiento. El alcalde de este gobierno local, Pablo Villca solicitó ayer ayuda a autoridades nacionales por el colapso que se suscitó en una unidad educativa, donde se improvisó un centro de cuarentena.

Según reporte del Ministerio de la Presidencia, desde el sábado son 360 connacionales que ingresaron por Pisiga, 45 por Puerto Quijarro, frontera con Brasil; y 82 desde Lima.

El reporte gubernamental da cuenta que se cumplieron los protocolos de seguridad y evaluación médica, ningún ingresado presentó síntomas. En el caso de La Paz, aquellos que presenten algún cuadro sospechosos serán internados en el hospital de segundo de nivel La Portada, según refiere la Alcaldía paceña.

Hasta este martes, según el Ministerio de Salud, en Bolivia se confirmó la existencia de 32 personas con coronavirus, tres de ellas se encuentran en La Paz.

Facebook Comments