Cultura

Con medidas de bioseguridad y la tradición intacta se inaugura la Feria de la Alasita en La Paz

Las personas que visiten la Feria de la Alasita en el campo ferial del Parque Urbano Central (PUC) deben usar barbijo, alcohol en gel y mantener la distancia física para evitar el contagio de la COVID-19. El Alcalde Luis Revilla pide “no bajar la guardia” con las medidas de bioseguridad.

La tradicional actividad comenzó este 24 de marzo debido a que en enero existía un alto número de contagiados. “No significa que bajemos los brazos. Hay que mantener en lo posible la distancia, por supuesto, el uso del barbijo es fundamental para visitar la feria y para apreciar el trabajo de los artesanos”, subrayó Revilla luego del acto de inauguración de la feria.

Bajo un sol pleno a mediodía, la primera autoridad de La Paz cortó el lazo simbólico de inicio de la feria junto al secretario ejecutivo de la Federación Nacional de Artesanos y Expositores de la Feria de Navidad y Alasitas (Fenaena), Freddy Butrón y el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti, ante la vista de artesanos, autoridades ediles e invitados especiales.

Durante un breve recorrido, realizado por la AMN, se evidenció las medidas de bioseguridad que instalaron en los puestos de venta y los comerciantes usaban barbijos y guantes. Son seis las acciones preventivas que la Alcaldía dispuso como obligatoriedad dentro de la Feria de la Alasita.

El uso de pediluvio es otra de las reglas preventivas al igual que la instalación de un plástico divisor entre comerciantes y compradores; emplear alcohol en gel para la desinfección, la fumigación y limpieza de pasajes; además de la desinfección de las vías adyacentes.

El acto no tuvo como en otras gestiones gran afluencia de personas. El saludo sin contacto de la mano fue predominante. Los juegos, como las canchitas, suerte sin blanca, tiro con armas a presión de aire o gas y otros recreativos tienen un atomizador con líquido desinfectante cerca de los usuarios.

En el sector de comidas, los vendedores mantienen distancia con los comensales; a la hora de la inauguración, el plato paceño fue requerido y los comerciantes pedían paciencia para la atención.

La actividad no podía ser suspendida, dijo Revilla. Se mantiene la tradición pese a la pandemia y por al menos tres semanas será una alternativa de distracción, o hasta que las autoridades definan otra disposición sujeta a la evolución de la enfermedad.

Facebook Comments

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

More in:Cultura