Salió en un vídeo donde la joven increpó a un periodista argentino, Rolando Graña, exigiendo que “diga la verdad” en una protesta de personas en el Prado de la ciudad de La Paz. La frase con la que reclamó al periodista se hizo viral en las redes sociales «Di la verdad, di la verdad» y hoy la conocemos en esta entrevista.

Según la cuenta de Yhoryet en las redes sociales; es comunicadora social, diseñadora gráfica y una de las jóvenes que se movilizaron contra el en ese entonces, gobierno Evo Morales. En los días de octubre, día de convulsiones en la ciudad de La Paz, cuenta que salió a las calles a ver lo que sucedía con los medios de comunicación de otros países que estaban empezando a tergiversar los hechos. Casual encontró al medio de comunicación argentino y exigió que realicen un trabajo más objetivo cuando vio como hacían como reporte en vivo que no era verdad.

¿Cómo ocurrió el incidente con el periodista argentino al que le pidió que diga la verdad?

Ese día, en ese momento, yo regresaba a mi casa, sabía que estaba bajando la marcha de la ciudad de El Alto y yo quería ver qué estaba pasando. Porque una cosa es verlo en las redes sociales y otra cosa es verlo en vivo. Yo quería saber qué estaba pasando con esa gente, por qué estaban reaccionando. Quería entender lo que estaba pasando con ellos.

En el trayecto desde la plaza de San Francisco hasta la plaza Obelisco, ya no había mucha gente; los que bajaban querían manifestarse, pero lo hacían con actos vandálicos. Sentía que había funcionarios públicos porque estaban con trajes, y otra gente de la universidad y fanáticos del partido político del Movimiento Al Socialismo (MAS) que pretendían reorganizarse. Era evidente que había un motivador de la violencia que acosaba a los Policías. Y era obvio que cuando atacas a los policías de seguro te gasifican.

En lo particular había visto bastantes periodistas extranjeros, y pensaba que era poco común. Mientras bajaba vi a este señor —al que no conocía hasta ese momento y tampoco sabía que estaba en un programa en vivo— y simplemente lo escuché. Primero lo vi, escuché lo que grabaron y me acerqué a ellos; él estaba con el micrófono hablando de que esto es una guerrilla y todo lo demás, por lo que yo salté a reclamarle que esto no es una guerrilla y exigirle que diga la verdad. En respuesta me insultó, no me importó mucho el insulto, y yo seguí insistiendo que diga la verdad; lo decía con mucho enojo porque creo que no estaba haciendo lo correcto. “Di la verdad, di la verdad” le repetía y esa frase que se volvió reconocida.

¿Qué sensación le deja ahora esa situación?

Sinceramente no pensé que esto llegaría a las redes sociales. No pensé que llegaría a nivel nacional e internacional. Era un impulso de rabia lo que sentí cuando vi y escuché lo hacia ese periodista. Era mentira lo que hacía, no solo a una persona o dos, sino que era una mentira a nivel internacional. Estaba causando convulsión en la sociedad. Cualquiera que viera sus noticias pensaría que esa era la verdad.

Ese periodista no era objetivo con la verdad. Estaba manipulando la verdad, estaba tomando imágenes y dándole un contenido de violencia, y no era así. Yo creo si hay represión, hay que mostrarla, pero si esta represión es mostrada de manera subjetiva, con falsos intereses ideológicos socialistas, es una canallada, y no debería pasar ese tipo de cosas. Se debería mostrar y escuchar a ambas partes y no solamente a una.

Facebook Comments